Saltar Menú e ir a contenido de la página
Accesabilidad Universal
Reducir texto
Aumentar texto
Contraste

SENAMA

Menú Principal

Campaña por Buen Trato a las Personas Mayores "Respeto es Dignidad"

En el marco del Día de la Toma de Conciencia contra el Abuso, Maltrato y Abandono en la Vejez que se conmemora cada 15 de junio, el Servicio Nacional del Adulto Mayor (SENAMA), realizó el lanzamiento de la campaña denominada “Respeto es Dignidad".

La iniciativa, que se enmarca en el Mes del Buen Trato a las Personas Mayores, tiene como objetivo promover el buen trato, el respeto y la inclusión de las personas mayores en nuestra sociedad.

1. Concepto de Maltrato a las Personas Mayores

2. ¿Dónde se debe realizar la denuncia?

3. Promoviendo el Buen Trato a las Personas Mayores

4. Derechos Humanos de las Personas Mayores.

5. Redes Intersectoriales

6. Programa Buen Trato Adulto Mayor

7. Canales de Información SENAMA

8.- Decálogo de buen trato a las personas mayores para servicios públicos y privados

Campaña #RespetoesDignidad

Este año nuestro gobierno, a través del Ministerio de Desarrollo Social y Familia y del Servicio Nacional del Adulto Mayor (SENAMA) está presentando la campaña #RespetoesDignidad, la que a través de cuatro historias, que se difundirán por redes sociales, llama a la sociedad a detenerse un momento, conocer y compartir las historias detrás de las personas mayores.

Se trata de las historias de la cuidadora Lucila Montero; el director de teatro y actor Juan Carlos Boza; la nadadora Eliana Busch y Eliana Hernández (Naná), que participó en el programa “Master Chef”.

Conoce las historias de los protagonistas de la campaña:

Lucila Montero Bernales (75 años)

Desde el 2013 que está en el programa de Cuidados Domiciliaros de SENAMA, labor que complementa con sus tareas como presidenta del club San José de Cerro Navia. Es viuda, hace 13 años y tiene 6 hijos, actualmente vive con tres de ellos. Su rutina diaria comienza cuando sale en la mañana, la va dejar su hijo donde la primera usuaria del programa. A las personas mayores que visita  les da su colación, medicamentos, los ayuda a asearse y ordena su casa, y también les hace algún trabajo cognitivo. Cuando quedó viuda, quiso empezar con alguna tarea para ocupar su tiempo. Primero partió formando el club y luego del municipio la invitaron a realizar el curso de Cuidadora en la Universidad Mayor. Le gustó la experiencia de estudiar y prepararse en un tema por el que también siente que tiene vocación. “La gente me demuestra cariño y gratitud siempre”.

De igual forma siente que existe discriminación hacia las personas mayores, incluso lo veo en las mismas familias, hay mucha gente mayor que está sola en sus propias casas.  Quizás yo no he vivido ese tipo de discriminación, pero si en cosas de la vida diaria, como por ejemplo en la locomoción.

“Si yo hubiese sabido que me iba a gustar esto de ayudar, yo habría sido doctora. Yo estudié otras cosas como contabilidad y peluquería, he estudiado hartas cosas, tengo buena memoria. Las personas que no hacen nada se enferman”. Destaca que además su labor le permite relacionarse con personas de otras edades, “tengo compañeras de 25 años y nos tratamos de igual a igual”.

Tomó una persona que estaba casi postrada, que no quería salir, ni moverse, y ella la empezó a motivar para que saliera y juntas dan paseos cerca de la casa.

Eliana Hernández, “Naná” (92 años)

“Las personas mayores podemos aportar muchas cosas, sobre todo, los valores, que son muy importantes y que en este último tiempo se han perdido en nuestro país. Lamentablemente, muchas veces no nos dejan, no nos toman en cuenta.

En varias ocasiones me he sentido discriminada. Principalmente en el ámbito de la salud, donde no se respetan mucho nuestros derechos. También respecto de la sociedad, donde hoy tenemos muchas promesas, pero no se cumple. Falta que la gente pueda actuar más.

A Dios gracias tengo buenos hijos y ellos me ayudan a estar tranquila, rodeada de mucho cariño y personas que me cuidan. Igual trato de mantenerme activa y seguir realizando cosas.

A los más jóvenes les diría que todos somos capaces, aunque estemos bien viejitos somos capaces de hacer cosas. Tal vez no las vamos a poder hacer tan rápido como cuando uno es joven, o como las actuales generaciones, pero igual vamos a lograr hacerlas si nos motivan y apoyan.

Los jóvenes tienen muchos prejuicios. Es frecuente escuchar que los viejos no saben nada, que esto y que lo otro. Pero lo que tenemos nosotros es la experiencia, la sabiduría. Los jóvenes tienen la fuerza, pero no tienen la experiencia. Quizás por eso el mundo está así, se vive de prisa, pero se piensa mucho en lo material y no en las cosas que realmente son importantes para el crecimiento personal y la felicidad.

Todavía tengo sueños. Como saben a mí me gusta cocinar, por lo que me gustaría sacar un recetario que pudiera ayudar a la gente. Mi sueño es enseñarle a las personas más vulnerables cómo cocinar con cosas que sean más económicas y que les permitan tener una mejor nutrición, para que así puedan tener una mejor calidad de vida”. 

Conoce más sobre su historia aquí 

Juan Carlos Boza (66 años)

Hoy vive con su esposa, tienen 45 años de casados, “estamos viviendo los mejores años de la vida”. Era analista de operaciones de Entel, estudió ingeniería eléctrica. Hace muchos años había escrito un libro de cuentos y hace un tiempo se enteró del concurso literario de SENAMA y participó con un cuento. Su señora canta, ambos son actores y directores de teatro. Ahora un tanto parados por la pandemia, pero ya retomando y organizando una jornada de canto. “Siempre hemos sido el circo chamorro”. “Uno se siente que está protagonizando su vida y no la ve pasar por la ventana de su casa. Respecto de la discriminación señala que la gente no tiene cultura respecto de las personas con más edad. Las nuevas generaciones no empatizan con la gente mayor, no está muy instalado el concepto del respeto, en la calle por ejemplo, a veces ni siquiera en las propias familias. Para mucha gente el adulto mayor termina siendo un cacho”. “Si yo hoy me presentara a un trabajo claramente no me aceptarían, no ven cosas positivas que pueden entregar las personas mayores”. “Hay empresas que sienten que le dan la gran oportunidad a las personas mayores, pero puros trabajos menores, donde no hay que pensar mucho, siento que con eso no se le respeta en su integridad. Es un poco deprimente, pero la verdad llegar a esta edad no es fácil. Si uno no se hace respetar, nadie lo respeta”.

Conoce más sobre su historia aquí

Eliana Busch (87 años)

“Nunca es tarde para hacer cosas. Me encanta la competencia individual, lo único que quiero es hacerlo bien, representar bien a mi país, a las personas mayores, porque yo los represento, lo que hago también lo hago por ellos, cuando sé que voy a ganar, más contenta me pongo”. Si una persona mayor quiere hacer algo entretenido, que le llene los últimos años de su vida, se puede.

“A veces la gente no se convence que ellos van a llegar a viejos, y lo harán, les guste o no”.

“Yo no me callo, hablo. Conmigo la gente es amable, porque soy conocida, pero en el deporte son discriminados los mayores y no se considera que al menos en natación yo soy la única que ha recibido un puesto en un mundial o en un Panamericano algún puesto. Parece que no soy deportista para ellos, pero yo me siento más deportista que los jóvenes, porque para una persona mayor, es mucho más el esfuerzo que se requiere. Los deportistas que tienen cierta figuración en competiciones los ayudan con dinero, pero a nosotros nadie”.

Entre sus logros se destaca su participación en el Sudamericano de Uruguay obteniendo cuatro medallas de oro, una de plata y una de bronce. El 2017 participó en el Mundial de Natación Máster de Budapest, donde obtuvo dos medallas de bronce. En enero de 2018 participó en el Nacional Máster de la Universidad de Concepción, batiendo el record de los 800 metros libres. En julio de 2019 participó en el Campeonato Mundial de Natación de Gwangiu, Corea del Sur, donde obtuvo una medalla de oro y tres de plata en 800, 400 y 100 metros libre batiendo record sudamericano en dos de ellos (800 y 400 metros)

En diciembre de 2021 obtuvo seis medallas de oro en el XII Campeonato Sudamericano de Natación Máster en Río de Janeiro en las categorías de 800 metros libres, 400 metros libres, 100 metros espalda, 50 metros espalda, 50 metros libre y 50 metros pecho y los 800 metros libres quebró el récord sudamericano.

Pronto participará en el Campeonato Panamericano, que se realizará en Colombia (Medellín). “Si la gente mayor me copiara tendría mejor salud. La actividad ayuda. Siento que mi trabajo es a puro pulso.  A mis alumnos de natación mayores, les digo si yo puedo, ustedes pueden. Ellos ven lo que hago. Hay gente que le tiene terror al agua, los hago bajar a la realidad, y cuando aprenden son tan felices”.

GRÁFICAS DE LA CAMPAÑA